Respira Libre

Los corredores, las lluvias y las obstrucciones nasales

Moco, picazón en la nariz, ojos y paladar, estornudos frecuentes son reacciones que afectan la calidad de vida de las personas alérgicas expuestas a las lluvias, que llegan en varios momentos del año con una proliferación de alergenos en el ambiente, como el polvo, las hojas de los árboles y el polen. Todo esto se asocia al incremento de las bacterias y virus que son fácilmente transportables por los vientos; y los contaminantes que al llover bajan desde la capa superior del medio ambiente.

Las consecuencias en su mayoría las padecen personas con rinitis alérgica, pólipos nasales, sinusitis o con problemas en las cuerdas vocales. Como respuesta normal del organismo hay un agrandamiento de los cornetes, que son estructuras en la nariz recubiertas de la mayor cantidad de mucosa, y son los encargados de producir moco. Los cornetes crecen como reacción ante los estímulos ambientales, para mejorar la calidad del aire sucio que entra por la nariz y transformarlo en aire óptimo, con las cualidades respiratorias adecuadas.

Consecuencias del moco estancado en la nariz

En el período lluvioso, hay mayor producción de moco y este puede quedarse estancado en la nariz cuando la persona tiene una obstrucción nasal, como el tabique desviado, los cornetes recrecidos o pólipos nasales. Igualmente, estas secreciones pueden estancarse en los pulmones y sobre-infectarse fácilmente con la presencia de virus o bacterias en el ambiente, con lo cual, es mayor la probabilidad de desarrollar una gripe, bronquitis o neumonía.

La otorrinolaringóloga Sajidxa Mariño, expresidente de la Sociedad Venezolana de Otorrinolaringología (2015-2017) dijo que al haber una obstrucción nasal, la persona respirará mayormente por la boca y no por la nariz. En consecuencia, el aire que entrará en el organismo será frío, sucio, sin la humedad ni la velocidad adecuada para su utilización máxima en los pulmones.

Para quienes sean alérgicos, la recomendación es dormir con aire acondicionado, cuyo filtro esté limpio o con un ventilador, siempre que las aspas se hayan limpiado con un trapo húmedo. Además, deben hacerse lavados nasales en la mañana y antes de dormir, con solución isotónica de agua de mar con válvula en spray.

Mariño aconsejó no hacer lavados nasales con agentes irritantes. Nada de recurrir al uso de mentol, eucaliptus ni colocar puños de sal, ya que todos esto hace que se produzca muchísimo más moco y que al final se vaya barriendo todo lo que son las estructuras de la mucosa nasal.

La especialista en cirugía endoscópica de la nariz y senos paranasales sostuvo que en el caso de los corredores, una buena técnica respiratoria es fundamental.

A mayor cantidad de secreciones estancadas, no solo vale el lavado nasal, hay que tomar otras medidas, dijo la fundadora del Centro de Otorrinolaringología Respira Libre – Cirugía Láser en Consultorio para Niños y Adultos.

 

Deja un comentario

Abrir chat
Tweet
Share